Enciclopedia de la guitarra
 
 
Danza napolitana, originaria de Tarento; su nombre podría muy bien provenir de la tarántula, araña de ocho patas, dos grandes palpos maxilares, y un cefalotórax de color ceniciento cuyo cuerpo mide unos tres centímetros de largo.

       La danza de la tarantela, era un baile medicinal. Hasta muy entrado el siglo XX, en Sicilia y en Aragón, persistía la costumbre de danzar la tarantela con el fin de curar los efectos producidos por la mordedura de la araña. Dice Covarrubias, en el Tesoro de la Lengua Castellana (1611), que la mordedura de la tarántula "se cura al son de instrumentos, porque el paciente, moviéndose al compás del son, disimula su mal". La tarantela ritual y simbólica, iba acompañada de músicos terapeutas que realizaban un "rôle" muy importante durante el curso de esta ceremonia; eran estos mismos terapeutas los que se encargaban  de hacer bailar al "tarantulado" por los siguientes tonos: LA mayor, RE mayor, Re menor y La menor. El grupo de músicos estaba integrado por un guitarrista, un tocador de bandurria, un violinista y un acordeonista.

 El origen de la tarantela es muy antiguo, y a la vez litúrgico, ritual y terapéutico. Esta danza tomó su origen en las procesiones paganas del siglo XV; las personas víctimas de la picadura de esta araña, se entregaban de cuerpo y alma a un baile desenfrenado para poder curarse. La verdad es que el ritmo violento y salvaje, servía a expulsar el veneno del cuerpo del enfermo.

 El Padre Athanasius Kircher, (1601-1680) en su tratado Magnes, sive De arte magnetica" (Roma, 1641), da ejemplos de aires musicales que estaban considerados en la tradición popular, como un remedio contra el tarantulismo.

   La tarantela terapéutica se asimilaba bastante al baile de San vito, danza andaluza de carácter vivo y animado.

 

 

La tarantela profana que se baila actualmente, es completamente diferente de la precedente, tanto por su ritmo, como por su coreografía;  es una danza viva, alegre, a veces violenta, comportando ritmos de 6/8, 12/8, y 3/4, con música compuesta de tresillos repetidos que,  según autores "electrificaban" y hacían desvanecer a los enfermos..."; se bailaba por una o varias parejas cogidas de la mano; cuando la pareja se separaba, el acompañante perseguía a su compañera; cuando eran varios, se asemejaba a una especie de desfile parecido a una farándula. 
 
 

Tarantela  de Johan Kaspar Mertz

 
Ejemplo del "remedio musical" de la Tarantela, 1641 Roma

"Magnes sive de arte magnetica" P. Athanasius Kircher.

  (F. Herrera y M. Weber, "DANZAS en la música del Laúd, Guitarra y Vihuela",

Ed. Piles, Valencia/España, 2003)